miércoles, 18 de julio de 2012

Librería ¿tienda donde venden libros?

Exposición en la Librería Baobab
 Según la RAE una librería es un sitio donde se venden libros pero, ¿hasta qué punto eso es así? Las librerías se reinventan como espacios de tertulias literarias,lugares expositivos y encuentros con café. Las librerías antiguas se amoldan a los nuevos tiempos mientras las modernas buscan las creatividad y la innovación para ofrecerla a todo tipo de lector. Se presentan como espacios imaginativos lejos de ofrecer en estos tiempos una imagen de "templos del saber", a diferencia de otras épocas.
Ahora en ellas se organizan tertulias, debates, presentaciones de libros y exposiciones de ilustradores, con conexión a internet, música e incluso un placentero café mientras se husmea por las estanterías.

Cuentacuentos en la Librería la Diagonal
  Buscar fórmulas nuevas y divertidas de vender literatura también puede ser un sistema eficaz de llegar a los clientes; en la librería Cálamo de Zaragoza, Baco abrió sucursal hace pocos años. La Selección Vinos de Cálamo ocupa un par de estantes y ofrece unos pocos vinos escogidos de la misma forma que los libros de su fondo editorial: "Solo los que nos gustan y merecen la pena", explicasu  propietario.

Fiesta del vino en la Librería Cálamo
  Otro ejemplo es  La Casquería, que pese a su nombre, y a estar ubicada en un puesto del mercado de abastos de San Fernando —en el barrio de Lavapiés—, no vende higaditos y alitas de pollo, sino libros... y al peso. A 10 euros el kilo, concretamente. "Cuando nos surgió la posibilidad de coger este puesto, nos pareció genial: otras tiendas del mercado venden alimentos para el cuerpo; pues nosotros vendemos alimento para el espíritu" explica una de sus fundadores.

La Casquería, libros al peso en el mercado de Lavapiés
En los últimos tiempos también se ha producido un boom de  "Cafés-Librerías"  y aunque muchos desconfían de este proyecto se destaca siempre que lo primero en una librería es tener un buen fondo y, segundo saber manejarlo.
 Un fondo editorial de calidad,  atención personalizada, presencia en Internet y escaparates ingeniosos y provocadores. Estas son  algunas claves para que una librería funcione.

Encuentro con Mariano Gambín en la Librería Misterio

No hay comentarios: