miércoles, 16 de marzo de 2016

Conociendo un poco más a los asistentes del Taller de Relatos Cortos de la Biblioteca a través de "El Diálogo"

Me dispongo a escribir . El portátil encima del cristal de la mesa de la cocina absolutamente patena. A la izquierda ,tetera recién hecha y la taza naranja con el platillo verde. Ni música ni ruido, silencio, y entonces, con todo preparado, la cabeza empieza a rebullir: ay,ay, que hago yo aquí escribiendo con tooodo lo que tengo que haceeerrr, ay que necesidaaaaaaad tengo yo de complicarme la vidaaaaa????....  no se me ocurre nada, que horror, no me va a salir el relato de esta semana, yo mejor lo dejo, tengo que ir al súper...y arreglar los papeles... y si hago una tanda de abdominales, digamos doscientos? y tengo el libro nuevo de Cunnigham que me esta gritando que lo coja...mejor me tumbo en el sofá con la mantita y dejo que escriban los que de verdad saben... y si llamo a mi madre? y si llamo a mi hijo? Hago un sudoku ?.O me pinto las uñas? 
No, venga, escribe, inténtalo, a ver, si te encanta, empieza YA, cállate y escribe: 

"Érase una vez una comisaria...."

Maite


MNEMOSINE HOSPITAL 
El edificio, oculto tras los cipreses, se ubicaba al final de una calle peatonal, en la parte alta de la ciudad. Nada en el edificio recordaba a un hospital. El suelo de roble decapado y los tonos celestes en las paredes imprimían una sensación de agradable  ligereza.
 La Doctora Bueno tenía su consulta en la segunda planta. Sobre su mesa, como único adorno, una bola azul de cristal.
-Verá, señor… nuestro hospital tiene un protocolo estricto con respecto a las extirpaciones totales de recuerdos…nunca las realizamos en primera instancia, lleva tiempo y primero ensayamos otros acercamientos menos drásticos.
-Pero yo necesito olvidarme de Ella ya… no lo soporto más, estoy sufriendo mucho.
-Ya veo. Pero debo ceñirme al procedimiento habitual. Objetivos parciales. Digamos el último año, o el tono de la voz, o el olor de su pelo. Dígame qué es lo que más le duele.
-Las mentiras, lo que más me duele, son las mentiras. Hágame olvidar por lo menos  eso.
La Doctora Bueno sonrió con dulzura.
-Claro que sí. Somos especialistas en la extirpación de mentiras, es un tratamiento ambulatorio que no necesita cirugía, le extenderé unas recetas y le daré las instrucciones del procedimiento por escrito. Y si todo va bien en unos meses la haremos desaparecer de su mente por completo.
Salí del despacho y atravesé la sala de espera, donde otros dolientes crónicos y agudos aguardaban  a que les erradicaran, exterminaran, desinfectaran, eliminaran y arrancaran de su vida a su padre, al 29 de diciembre, las humillaciones del colegio, un accidente, una agresión, un remordimiento, o aquella vez que dijeron que no, que dijeron que si, que no dijeron  nada.
Anduve sin rumbo y llegué al mirador bajo el cual el río describe una amplia curva.  Recordé el mito: En el Hades, las almas de los difuntos podían beber del río Lete, para olvidar sus vidas anteriores, o del río Mnemosine, para recordarlas.
Con el dossier de la Doctora Bueno en la mano, me incliné sobre la barandilla.

No hay comentarios: